Palabras sin respaldo

Palabras sin respaldo

Durante una buena parte de mi vida, tuve alguien a quien consideré un gran amigo y que muchas veces me decía “te quiero”. ¡Aclaremos los términos! ¡Me consta que lo decía en términos afectivos, que me consideraba como un hermano, y que es un hombre en todo sentido de la palabra y excelente padre de familia! Compartimos muchas cosas con este amado hermano en la fe. Su amor y cercanía fueron aliento y soporte en difíciles trances de mi vida.

Sin embargo, quien esto escribe abandonó esa iglesia, pasaron los años, crecimos, cada uno formó su propia familia. Ya los intereses personales y espirituales dejaron de ser comunes y la distancia comenzó a ganar terreno. Nuestros proyectos de vida e inclusive nuestras familias se hicieron incompatibles. A veces enviaba un mail para su cumpleaños, el día del amigo… pero no había una respuesta idéntica de parte de él. Si yo llamaba por teléfono, a pesar de estar tan cerca, había una conversación de una hora en el teléfono. Pero él no llamaba. Tiempo después yo caí en pecado y fue la oportunidad para él de tomar distancia. No estuvo para asistirme. Si algo brilló, fue justamente su ausencia.

“Al parecer, no me quiere tanto como sus palabras lo dicen” pensé. Y hoy estoy convencido de esto.

Recuerdo en alguna época de nuestro bendito país, que en la Casa de Moneda se imprimían billetes como quien imprime volantes publicitarios para una campaña evangelística. Estos billetes se emitían sin un respaldo económico, con las tristes consecuencias que ello tuvo.

Así ocurrió con las palabras de mi “gran amigo”, y con las palabras de muchas personas que lanzan copiados “te quiero” sin medir los alcances de semejante declaración.

Hoy recuerdo con gratitud la actitud de alguien a quien traté con desprecio, pero que con el correr de los años se convirtió en un gran amigo. No recuerdo qué hizo, pero cierta vez ofendió mi susceptibilidad y opté por ignorarlo con el puñal de la indiferencia durante poco menos de una semana. Digo: poco menos de una semana, porque fue él quien vino, me abrazó, me pidió perdón sin tener razón para hacerlo y con lágrimas en los ojos me dijo:

-“Siento lo que hice. Perdoname. No sabés lo mucho que yo te quiero.”

Con el correr de los años esa declaración se ha hecho más y más firme. Evidentemente emitió moneda con respaldo. A diferencia del otro y obviando las distancias físicas. Este amado hermano vive a unos 1000 kilómetros de distancia y el otro sólo a 9. Sin embargo está y estuvo más cerca en todos estos años que el que vive más próximo geográficamente. Es más, con frecuencia firmo mis e-mails “Tu hermano Luis” como si fuéramos hermanos de sangre.

Es por ello que desde estas líneas, quiero ofrecerte mi amistad, decirte sin conocerte lo mucho que te quiero y lo mucho que significas para mí.

Autor: Luis Caccia Guerra

Escrito para www.mensajesdeanimo.com



Mensajes que puedan interesarte...

7 Comentarios

  1. Margarita dice:

    Luis hermoso mensaje como todos los que escribes. Le doy gracias a Dios porque me habla por intermedio de ellos. Me está sucediendo algo parecido, por eso mil y mil gracias. Bendiciones para tí y para todo el equipo de trabajo de Mensajes de Animo.

  2. MARLENE URIBE ROLDAN dice:

    HNO LUIS GRACIAS DOY A DIOS POR TU AMISTAD SIN CONOCERME NI YO CONOCERTE, LA AMISTAD ES TAN GRANDE Y PROFUNDA PERO MUCHAS VECES DESPRECIADA POR QUIEN NO CONOCE VERDADERAMENTE AL SEÑOR, BENDIGO AL SEÑOR Y TE BENDIGO A TI POR USARTE TAN HERMOSAMENTE PARA HERMOSEAR LOS CORAZONES DE QUIENES SE SIENTEN SOLOS, Y SIN AMOR ALGUNO HASTA DE LOS MAS CERCANOS, YO TQM, MARLENE

  3. Ibet dice:

    Lo que son las cosas, el leer tus palabras es algo que parece tan normal, que se nos olvida agradecerte el tiempo que “nos” dedicas… gracias por ser ese instrumento que Dios utiliza para hacer llegar palabras de aliento y reflexión que nos recuerdas que no estamos solos -aunque geográficamente son ¡¡kilómetros!!-… Dios siga bendiciendo tu vida abundantamente…

  4. Hola, amados del Señor.
    Con mucha emoción he leído sus comentarios y no puedo menos que darle las gracias a Nuestro Amado Señor desde lo más profundo del corazón por lo que El hace y por cada uno de ustedes. Él bendice a otros con mis experiencias de vida y ministerio a pesar de mis días brillantes y de mis días negros; de mis éxitos y de mis fracasos; de mis victorias y de mis derrotas. Amado/a: Si algo bueno viste y/o leíste de este humilde servidor, eso SIN DUDA ALGUNA, LO HIZO EL SEÑOR!!! Con amor en Cristo. L.C.G.

  5. Francisco dice:

    Muchas gracias por tu amistad.Hno. bendiciones

  6. Joseline dice:

    Amigo Luis:
    Gracias por bendecir mi vida con tu experiencia y amistad.
    Dtbm.

  7. carmen dice:

    Querido Luis, Gracias por ofrecernos tu amistad, es muy dificil decirle a alguien te quiero, y mas aun sin concer a esa persona, pero en este caso yo ya me considero tu amiga, me gusta leer mensajes de Animo, lo cual me ayudado bastante, gracias por tus comentarios, que Dios te bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Automatic Plugins by Web Design