Lo que creemos merecer

Lo que creemos merecer

lo que creemos merecerTal parece que como lo señala la foto, solemos aceptar el amor que creemos merecer. Esto puede ocurrir de manera totalmente consciente, pero también puede ocurrir soterradamente, sin casi percatarnos.

Cuando converso con personas, especialmente mujeres, que han sido violentadas psicológica o físicamente por sus parejas siempre sienten que tienen una gran responsabilidad en esas agresiones. Suelen sobrejustificar el comportamiento de sus parejas y a partir de allí crean un mundo y una clase de “amor” que las envuelve en excesivas explicaciones y excusas que las alejan cada vez más del verdadero sentido de esta palabra. Cuando se encuentran, o bien contrastan este “amor” que recibían con un amor puro, comprometido y saludable logran ir viendo que lo que ellas conocieron no se compara en lo más mínimo con el presente.  Si indagamos un poco más en las biografías personales de estas mujeres podemos identificar elementos de baja autoestima, de poco sentido de competencia y autoeficacia,mujeres tímidas o con una gran carencia afectiva que las hizo pensar que el amor que se merecían era ese que se tenían que “ganar” y que debían “evitar hacer enojar a su pareja” para que todo estuviera bien. El amor no es así. Al menos no el verdadero amor que yo conozco.

Si pensamos que merecemos un amor que nos “soporte” y “tenga paciencia” en vez de uno que nos acepte tal como somos y nos ayude a crecer, entonces cualquier clase de amor nos servirá y nos conformaremos con eso. Aceptamos el amor que creemos que nos merecemos. Y por el contrario, si yo no creo que pueda ser capaz de amar a otra persona y aparece en mi vida alguien capaz de cuidarme, respetarme y estar dispuesto o dispuesta a crecer junto a mí, lo rechazamos creyendo que no somos merecedoras de tal regalo. O sea, rechazamos el amor que creemos no merecer.

Algo similar puede ocurrirnos con Dios. Sabemos que Su amor es tan inmenso y sin fin que no se puede comparar, que es sobreabundante y perfecto…pero nosotros no lo somos, entonces ¿lo merecemos? La respuesta es que no. En verdad no lo merecemos. Ahora, si nos quedamos pegados en esta idea, naturalmente no aceptaríamos este amor porque sentimos que no lo merecemos, pero como el Señor nos conoce muy bien, quiso romper nuestra lógica e hizo algo absolutamente ilógico, de hecho, hasta absurdo a nuestros ojos. Lo que Él hizo fue enviar a Su hijo, quien no había cometido ninguna falta y quien NO merecía morir por tus faltas y las mías, para que muriera y pusiera de cabeza nuestras concepciones sobre lo que merecemos o no. Él nos ha regalado lo que menos merecíamos: VIDA ETERNA, pero como sabía que éramos escépticos, dejó bien claro que lo hizo por amor, y si Él, que es el amor mismo hecho carne hace algo así por ti y por mí, es porque Él pensó que lo merecíamos…Ahora bien, cada vez que aceptamos ese inmenso amor,le confirmamos a Jesús que tenía razón, que valió la pena Su sacrificio y que aceptamos Su amor… ¿Y tú, aceptas esa clase de amor para tu vida? P

Podemos creer en Dios, servirlo diariamente, orar todos los días, pero seguir sin aceptar su amor creyendo que no lo merecemos. Pero te pregunto: si Él pensó que lo merecíamos y murió por ello ¿quiénes somos nosotros para contradecirlo?.

Autora: Poly Toro

Escrito para www.mensajesdeanimo.com



Mensajes que puedan interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Automatic Plugins by Web Design