La Confianza

La Confianza

Hace muchos años, en un pueblo de mi país, se instalaron dos almacenes de ramos generales en la misma calle. Uno enfrente del otro. Hasta aquí nada de qué extrañarse. Sólo que el propietario del primero le puso creativamente a su negocio: “Almacén La Confianza”. Evidentemente lo que buscaba era infundir precisamente “confianza” en sus clientes y potenciales clientes.

Pero he aquí la típica “viveza” argentina, que para muchas cosas nos sirve, pero que también nos ha causado serios dolores de cabeza. El propietario del negocio de enfrente supo capitalizar el esfuerzo creativo de su competidor para descalificarlo. Instaló un cartel sobre su negocio, con su nombre de fantasía y claramente visible a modo de slogan, el antiguo dicho popular que dice: “En la confianza está el peligro”. Lapidario.

Independientemente de las coincidencias y de la clara intención de desacreditar al comercio vecino, el contundente mensaje publicitario expresaba una irrefutable verdad. Y una triste realidad. Como la historia de Juan.

Juan era un hermano muy comprometido con las cosas del Señor. Lleno de proyectos, iniciativas, ideas. Nunca estaba ocioso y su anhelo era ser de bendición a los demás.

Un día comenzó a retraerse. Si antes era reservado, ahora lo era aún más. Ya no tenía tanta iniciativa. Cada vez tenía menos relación con los hermanos. A pesar de todo, su compromiso era con el Señor, por lo tanto continuó ocupándose de sus tareas en la iglesia y en su comunidad como lo había hecho siempre. Sin embargo, la frustración, la insatisfacción, la falta de contención hicieron que el desaliento y la tristeza ganaran terreno sobre la fe y la esperanza dentro de su corazón.

¿Qué había pasado? Muy contadas veces había abierto su corazón sobre algún tema en particular. En su momento no fueron cosas graves, pero sí tenían trascendencia futura para su ministerio y familia. Sólo que los líderes de su iglesia evidentemente no tenían esa visión y no supieron dar las respuestas adecuadas.

Juan literalmente se estaba ahogando. Es como el que cayó al agua. Pide socorro el que está a punto de ahogarse, no el que se está ahogando. El agua en su garganta le impide gritar. Juan decidió llamarse al silencio cuando perdió la confianza.

Un valioso salvavidas: La Confianza

La confianza es como un delicado castillo de cristal. Puede costar años construirlo y tan sólo un pequeño descuido derribarlo.

Trasladado este episodio al terreno espiritual, cuando un hermano que es cumplidor y trabajador, se aleja y no pide más auxilio es porque se está ahogando. Ya perdió la capacidad de pedir socorro.

Un corazón se abre cuando impera la confianza. Nunca por medio de una “cirugía espiritual” compulsiva.

“Ganarse” vs. “conquistar”

Saber “ganarse” la confianza de alguien es el sujeto pasivo, es el ser merecedor de ella sin acreencias de ninguna especie. Es recibir la distinción. Es el otro el que te halló apto y por lo tanto decide otorgarte la condecoración desde lo profundo de su corazón.

Distinta es la “conquista”. Es la voz activa. Es el salir lisa y llanamente a apropiarse de la confianza del otro. Es literalmente arrebatársela, reclamarla de alguna manera. Constituirse en acreedor de la misma. Obtenerla a través de la treta psicológica. El empleo de sutiles estrategias de seducción. Lograr que el otro te entregue su confianza.

¿Te has sentido así alguna vez? El episodio de Juan es ficción; no obstante ello, tiene muchos elementos traídos de la realidad. Es por ello que hoy te digo: aprende a perdonar a quienes no han sabido valorar tu confianza, toda vez que tu perdón no los absuelve de culpa y cargo, ni de ninguna manera les renueva el crédito, sino que te libera a ti de las tenazas opresivas de la ofensa.

Y por último: la confianza no es algo que se regala alegremente a nadie. Es una distinción, una condecoración susceptible de ser otorgada y por ende, de ser ganada, no conquistada.

Por lo tanto: Gracias a nuestros amados lectores por leernos. Gracias por confiar en nosotros. Gracias por escribirnos. Es nuestra sincera oración al Señor que nos dé la visión, la ciencia y la sabiduría para llegar a tu corazón y no defraudarte a pesar de nuestros errores y equivocaciones de humanos. Es nuestra sincera oración delante del Señor que El haga de cada uno de nosotros una bendición para tu alma. Porque nos importas mucho; porque sin conocerte, no alcanzan las palabras para expresar lo mucho que te amamos en ese nexo que nos une en un mismo sentir, el Espíritu del Señor.

Autor: Luis Caccia Guerra

Escrito para www.mensajesdeanimo.com



Mensajes que puedan interesarte...

3 Comentarios

  1. Cristina dice:

    Hermosa palabra de edificacion!!! Una pregunta: como se restaura la confianza,cuando lo ha hecho una y otra vez perdonar y siempre choca con la misma piedra,como se restaura una confianza destruida,cuando uno no confia ya en nadie,solo en cristo,xq el hombre es producto de sus propios actos.GRACIAS BENDICIONES”

  2. kar dice:

    Que lindas palabras realmente tocaron mi alma, nosotros tambien agradecemos por ilustrarnos mensajes de la vida diaria y saber que en cada momento el señor esta presente.

  3. marcelo dice:

    le doy gracias a DIOS,por todo el amor que me da,DIOS LOS BENDIGA Y GUARDE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Automatic Plugins by Web Design