¿En qué momento me perdí?

¿En qué momento me perdí?

question 2349023Todavía recuerdo algunas de mis travesuras cuando era niña (fueron muchas tengo que aceptarlo). Distraída viendo aparadores, jugando con cualquier cosa o simplemente tratando de esconderme pero el sentimiento de no saber a dónde se fue mamá o papá, aunque sea por un momento, es algo que se siente parecido a un enorme hueco en el estómago y miedo a no saber por dónde están.

No hay en mi mente un solo recuerdo de mis papás escondiéndose de mí, pero si recuerdo haberme alejado de donde me dijeron que no lo hiciera y luego estar llorando perdida y desesperada, el sentimiento de haber perdido el rumbo de la vida es muy similar a esto, no sabemos en qué momento nos alejamos ni porque motivo, pero de pronto hay un hueco en nuestra vida que nos hace preguntarnos ¿en qué momento me perdí?

Con el tiempo se aprende que nada llena un espacio tan grande que tiene la medida de Dios, no se llega a conocer un amor tan incondicional como el suyo, ni una compañía tan agradable como la que provoca la seguridad de caminar sin temor a equivocarse, hay cosas que solo Dios produce: completa seguridad y plenitud de gozo.

Los momentos buenos y malos vienen y se van como las olas del mar, las cosas que vivimos pueden acercarnos o alejarnos de Dios, de nuestro centro más seguro, son situaciones envolventes las que roban nuestra atención y perdemos la base, nos vamos alejando y perdiendo de vista lo que era nuestro punto de dirección, debo decir que la mayoría de las veces que sentimos este vacío o extravío es por habernos alejado demasiado de Dios, pues es un sentimiento de inseguridad el que nos hace darnos cuenta de eso.

“Pero nadie está lo suficientemente perdido como para que Dios no lo encuentre”, esa es la verdad para todo el que se siente perdido, nunca estarás tan lejos de Dios que le sea imposible alcanzarte, su amor no tiene límites, ni medida humanamente comprensible, si pensabas que estabas tan perdido que no hay por donde regresar, siempre está el camino que Dios traza para que puedas regresar.

El siguiente paso es el sentimiento de alivio cuando regresas al lugar de donde no querías perderte, tomas la mano de Dios y Él hace que todo vuelva a comenzar. Esa es la base, el punto de partida y el puerto seguro de tu vida.

Prueben y vean que el Señor es bueno; dichosos los que en él se refugian.

Salmos 34:8 (Nueva Versión Internacional)

Autora: Maite Leija       

Escrito para: www.mensajesdeanimo.com



Mensajes que puedan interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Automatic Plugins by Web Design