Después del valle de lágrimas

Después del valle de lágrimas

Después del valle de lágrimasLa vida está llena de horizontes por conquistar, metas y valles a los que para llegar hay que pasar por lucha, pero que al momento de encontrarlos vale la pena lo vivido y también lo sufrido en el camino.

Atrapados en el valle de lágrimas es difícil ver con claridad el paisaje maravilloso al que nos aproximamos, de ahí todo se ve distante, lejano, incierto, pero en realidad todo el tiempo estamos siendo preparados para algo, no hay victoria sin lucha y no se conoce la felicidad sin un poco de dolor, aun así y a pesar de todo lo más hermoso es saber que en todo proceso esta Dios acompañándonos y dándonos la fuerza para continuar.

Hay momentos en los que tal vez piensas que no saldrás de tu situación, tal vez las lágrimas han sido ya demasiadas y solo te preguntas cuándo terminará todo lo que estás viviendo, déjame decirte que solo se esté lejos de salir de ahí cuando decides rendirte, que no hay peor lucha que la que no se hace y no existe un enemigo más grande que el miedo, y eso es precisamente lo que debe ahogarse en el valle de las lágrimas.

No hay lucha que no se pueda ganar, solo personas que han decidido abandonarla, no existe la derrota para quien pone su confianza en Dios, pues Dios mismo nos ha prometido que aunque pasemos por aflicción Él está con nosotros, y ha vencido todas nuestras batallas.

Pasar por momentos difíciles es algo que no podemos evitar, pero lo que si podemos evitar es quedarnos sufriendo en el mismo lugar, pasar el trago amargo, darle vuelta a la página, llegar a donde debemos llegar, sin importar cuentos obstáculos hay en el camino, hay que pensar más en la meta y caminar con seguridad, sabiendo que aunque a veces el camino es incierto, el destino final es seguro.

Que no te atrape el valle de las lágrimas, permite que Dios guíe tu vida de tal manera que cuando pases por esos lugares de dificultad puedas tener la plena seguridad que solo son parte del camino, más nunca tu destino.

Dios tiene preparado un lugar mejor para ti, si has confiado en Él, las cosas no terminaran mal ni pasaras más tiempo del debido en un lugar que te provoca dolor, solo tienes que creer y esforzarte en salir de ahí, no te conformes con un menos de lo que Dios quiere darte, extiende tu vista más allá de lo que hasta hoy puedes ver, mira con los ojos de la fe, y vas a darte cuenta que aún hay un lugar de bendición para ti.

Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, En cuyo corazón están tus caminos. Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, cuando la lluvia llena los estanques

Salmos 84:5,6

Autora: Maite Leija

Escrito para: www.mensajesdeanimo.com

 



Mensajes que puedan interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Automatic Plugins by Web Design