Acéptate como eres

Acéptate como eres

“Al contrario, ¿quién eres tú, oh hombre, que le contestas a Dios? ¿Dirá acaso el objeto modelado al que lo modela: Por qué me hiciste así? “

(Romanos 9:20)

Una de las contradicciones  más grandes de los seres humanos, es que siendo hechos a imagen y semejanza de Dios,  muchos no están   contentos con su apariencia física. No se diga en estos tiempos modernos en que la ciencia y la tecnología   ofrecen nuevas posibilidades de rejuvenecimiento, de un cambio extremo   como se denomina, tendiente a conseguir la llamada figura “ideal.”

Hoy por hoy  mucha gente está decidida a emprender en cualquier cosa, con tal de convertir su ajado cuerpo en un estuche último  modelo, tal como lo requiere y hasta le exige la sociedad moderna, en ciertos parámetros.

Es indudable que la apariencia física  ha sido  antiquísimo  motivo de preocupación, quizá desde cuando Adán y Eva  se supieron  desnudos por la presencia del pecado en sus vidas,  y recurrieron  a una hoja de parra para ocultar su vergüenza. Napoleón era de  baja estatura, pero conminaba a que en sus retratos se lo pinte más alto.  Y como él, muchísimos reyes, reinas, cortesanos y más nobles, exigían a sus retratistas que los inmortalicen, pero evitando plasmar sus lados no tan simétricos.

Esta idea desenfocada de la belleza ha hecho que inclusive,  a  través de afiches, estampas, películas, estatuas, murales, y más, al mundo creyente se nos entreguen miles de versiones físicas del  niño Jesús, de Jesucristo Hombre,  de  María… con cabellos rubios, ojos azules,  tez  nacarada,   al puro estilo Hollywood;  alejada de la fisonomía real de los pobladores del Medio Oriente, como corresponde.

En suma,  una inmensa población está dedicando  su mejor tiempo, energía y dinero, en modificar eso físico que le quita el sueño: nariz, mentón, posaderas, piernas, cintura, pechos…  con tal de parecerse al cantante “X”, a la actriz “Y”. Los blancos quieren ser negros; los negros   sueñan con ser amarillos; las rollizas, añoran ser esbeltas, y éstas, tener más o menos “cola”…  Nadie está conforme:  hombres o  mujeres, jóvenes o maduros -incluidos creyentes-   pasan por el proceso,  a cualquier costo. Y  si esos tratamientos tortuosos de no comer, o comer y vomitar, no dan resultado, entonces se dirigen al quirófano  en busca del implante, del  bisturí  que recorta, separa, agranda o achica.

Queridos lectores, es cierto que todos estamos obligados a cuidar y dar cuenta a Dios de nuestro cuerpo (su templo),  pero eso no significa  que debamos  auto rechazarnos, por soberbia o vanidad, y salir desesperados en busca de aditivos para aparentar  lo que no somos.

Preocúpate de  tu apariencia, pero sin permitir   que ello se convierta en una  idolatría,  más importante que el amor a Dios y al prójimo.

El Señor dice en su Palabra:   “No mires su apariencia ni lo grande de su estatura, porque yo lo deshecho, porque Jehová no mira lo que mira el hombre, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos. Pero Jehová mira el corazón”    (1. de Samuel 16: 7) .

Como obras de Dios que somos, pidámosle   sabiduría y discernimiento  para aceptarnos en nuestras debilidades, sin ponernos a cuestionar  sobre SU diseño al hacernos.

Si eres padre, comunícaselo a tus hijos.

Autor: William Brayanes

Escrito para www.mensajesdeanimo.com



Mensajes que puedan interesarte...

2 Comentarios

  1. Brendaliz dice:

    ¡Excelente mensaje!

    Bendiciones,

    Brendaliz Avilés

  2. carolina dice:

    Que bello mensaje!! Gracias x enviarme son de mucha bendicionpara mi y!!Dios los bendiga tambien!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Automatic Plugins by Web Design